Actualidad

ver todas

2014-12-23

Pon un Videowall en tu hotel

Preparados, listos, ¡ya!  Ha comenzado una carrera  para poder estar en las primeras posiciones  y poder competir cómodamente. Si la crisis hizo al sector hotelero convertirse, con contadas y muy significativas excepciones, en expertos en la prudencia inversora, parece que las nuevas expectativas económicas que se vislumbran en el horizonte y las nuevas entradas en el mercado hotelero con apuestas imponentes, han dado el pistoletazo de salida a una carrera de la diferenciación de la competencia: fortalecimiento del branding, mejoras en la experiencia del cliente... y como no podía ser otra forma: el apoyo audiovisual en la comunicación dentro del hotel. 

Según los últimos informes, los hoteles aún permanecen reticentes a las grandes innovaciones en los servicios y equipos dentro de las habitaciones. Todo apunta a que el foco está puesto en las zonas comunes, a través de elementos de comunicación audiovisual como  tótems, videowalls, pantalla de gran formato, señalítica de salas, incluso aplicaciones y dispositivos móviles a disposición de los clientes que permita a los mismos interactuar con el hotel. 

Nos vamos a centrar en uno de los elementos más diferenciadores e impactantes en la comunicación audiovisual en un hotel: el Videowall o mural de pantallas; con la opción de gestionar las pantallas individualmente o formar una única imagen, aumentando el impacto visual del contenido mostrado. 2014 ha representado el despegue definitivo de las grandes pantallas para zonas comunes y salones,  motivado por el descenso del precio en este tipo de soluciones.

Las razones para optar por la instalación de un videowall son muy diversas, por un lado explotar comercialmente espacios que, usando pantallas de TV o incluso proyección con bajo contraste, no se podría haber logrado. Así, lobbys, cafeterías, comedores han visto cómo, ante eventos deportivos o musicales, se han llenado de espectadores. 

Cualquier salón que se destine a eventos dentro del hotel se revalorizará al aportarle al cliente final una potente herramienta donde mostrar sus productos y presentaciones, facilitando su comercialización y diferenciándose de la competencia a la hora de captar nuevos clientes. 

Por otro lado cada vez se emplea más un videowall como elemento decorativo, mostrando imágenes figurativas o abstractas, basándose en el cromatismo y la estética del espacio, en función del uso y el momento del día. De esta manera cualquier espacio en el que se coloque una pantalla mostrará una imagen moderna, funcional y dinámica.

Obviamente el videowall es una elemento de comunicación al servicio del hotel, no sólo para mostrar contenido promocional (propio o de terceros), sino también para informar sobre lo que ocurre en el interior del hotel a potenciales clientes del exterior, mediante el uso de pantallas transflectivas de alta luminosidad y preparadas para la incidencia indirecta del sol en escaparates. 

Esta tendencia no ha hecho más que empezar en los hoteles emblemáticos de las principales cadenas y hoteles independientes, buscando convertirse en referencia en su nicho de clientes con retornos rápidos de la inversión, en factores tan dispares como mejor posicionamiento de la marca, mejor reputación online, ahorro de costes de comunicación e impresión en papel, mejora de campañas de marketing, aumento de ventas de espacios y servicios.... 

Así que si quieres estar a la última, pon un videowall en tu hotel.